Podemos encontrar infinidad de artilugios relacionados con el mundo del vino. Muchos de ellos son completamente inútiles, aunque otros son imprescindibles,  y el filtro para el vino es uno de ellos, ya que tan sólo hay unas pocas circunstancias en las que podrías necesitar uno. Incluso entonces, el vino podría beberse perfectamente sin filtrar. Pero para los que estéis empeñados en filtrar vuestro vino, os vamos a decir cómo hacer vuestro propio filtro y ahorrar así un dinerillo.

Cuando se podría necesitar, teóricamente, un filtro de vino

Cristales de sulfato

¿Alguna vez metiste una botella de vino en la nevera para enfriarlo más rápidamente? Cuando la sacaste, es posible que notaras diminutos cristales en el fondo y te asustaste pensando que eran fragmentos de vidrio o algún residuo venenoso. No te preocupes, que no lo eran. Eran cristales de tartrato completamente inofensivos, que a menudo se eliminan del vino antes de embotellarlo. El bitartrato de potasio es un ácido natural producido por las uvas y, sin filtración, seguirá estando en el vino. Al almacenar la botella en algún lugar frío hará que se condense en cristales.

Pieles y lías

Se dejan en la botella para que el vino siga desarrollando sabores. De la piel obtendremos más color y taninos, mientras que las lías, que son las células muertas de la levadura del proceso de fermentación, nos darán notas de levadura y de bollería. Normalmente se acumulan en la parte inferior de la botella, y mientras no la sacudas, podrás verter el vino en la copa dejando el sedimento en la botella.

Vino nublado

No tiene porque ser un defecto si estamos hablando de vinos donde el enólogo no hace un filtrado excesivo del vino. Normalmente serán vinos de alta calidad, por lo que no será recomendable filtrarlos para su servicio.

¿Aún quieres filtrar el vino?

Nuestra recomendación es que no hagas nada. La filtración simplemente elimina la textura de un vino, que no deja de ser una parte del placer de la cata. Aunque por supuesto, si el vino tiene defectos mayores, como oler mal, tendrás que desecharlo.
Sin embargo, si de verdad aún quieres filtrarlo, hay varias soluciones domésticas que podrás usar:

  • Un papel de filtro de café
  • Un colador de té
  • Un colador fino

Vinos que pueden tener cristales o lías

Como ya hemos dicho, los vinos sin filtrar saben muy bien. Sin embargo, algunos tienen más probabilidades que otros de tener estas partículas. Si estás buscando botellas de estas características, prueba con lo siguiente:

Petit Bernat Tinto

Este es un vino tinto hecho de Syrah, Cabernet Franc y Merlot. Puedes esperar un vino con cuerpo, carnoso y con notas amaderadas. Se embotella sin filtrar. Además, es un vino ecológico elaborado con procesos orgánicos. Aquí encontrarás seguro sedimentos (que no serán malos).

Les Paradetes

Este es otro vino ecológico. Ni siquiera hay un indicio de filtración o clarificación y, francamente, eso es lo que permite al vino expresar aún más su carácter. Como resultado, tiene un pronunciado aroma a seductores frutas negras.

Si todavía estás preocupado por los defectos del vino

Con muy poco esfuerzo podrás detectar cualquier defecto básico en el vino. Lee “Cómo detectar 3 defectos comunes del vino” y aprenderás sobre los problemas en el vino que realmente importan.

 

Categorías: Cómo lo hago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar