Algunas personas se toman el vino muy en serio, demasiado. Son el tipo de personas que pueden arruinarte una preciosa velada no dejándote disfrutar del vino y de la compañía. Sin embargo, sí que es cierto que hay veces que debes tomarte este asunto más formalmente, como por ejemplo en una cata de vinos.

Cata de vinos

Degustar el vino es en parte un arte y en parte una ciencia. Para muchos, es una habilidad perfeccionada durante toda una vida degustando vinos, para otros es una habilidad que deben desarrollar indispensable para su carrera como sumiller u otro profesional del vino. Independientemente de las motivaciones, a mucha gente le gusta asistir a eventos de catas de vino. Estos eventos pueden ir desde pequeñas degustaciones organizadas en un bar o en una tienda de vinos, pasando por sesiones de catas guiadas en bodegas, hasta llegar a festivales internacionales de varios días de duración, como la cata anual de Burdeos de cada diciembre en Francia. Algunos son estrictamente para los profesionales, aunque muchos están abiertos al público.

 

Suponiendo que no estás metido en el negocio vinícola, o que eres experto participante en catas, hemos reunido algunos consejos básicos: las reglas de etiqueta de cómo comportarse en una cata de vinos.

 

¿Escupir o no escupir el vino?

Para eventos profesionales, el escupir es virtualmente obligatorio. Cualquier evento serio de degustación de vinos proporcionará algún lugar para escupir el vino, y con razón: Bebe demasiado en un evento y en el mejor de los casos te perderás el matiz individual de los vinos y, en el peor de los casos, pasarás por un auténtico tonto. Para catas de vinos destinadas al público en general, escupir no es obligatorio. Los organizadores de la cata no te lo reprocharan, incluso algunos pueden verlo como un cumplido al vino. Pero incluso si no escupes el vino, haz que impere la cordura y el sentido común: si vas a conducir, escupe el vino. Y aunque no vayas a conducir, ¡no abuses nunca del alcohol!

 

Rellenar la copa

Esto no es un bar de vinos. Estás aquí para probar una gran variedad de vinos diferentes, posiblemente de diferentes productores. Quizá si te estás decidiendo por comprar el vino que estás degustando, sí que cabría la posibilidad de pedir una segunda copa para asegurarte de que es el vino que buscas. De lo contrario, ¡no seas gorrón y deja probar a los demás!

 

Hablando con el organizador

A veces, las personas que organizan el evento son el enólogo, el propietario o algún otro representante de la bodega. En cualquiera de estos casos, estarán encantados de discutir el vino, la bodega y todo lo demás con nosotros. Esto es genial, y siempre es bueno aprovechar esta circunstancia para aclarar dudas, o saber cosas más “íntimas” del vino. Sin embargo, estas personas están trabajando, y por lo general están ocupados. Quizá puedes unirte al grupo de personas para conocer detalles más generales, y esperar a que estén más liberados para tus preguntas particulares.

 

¿Llevar tu propia copa?

Puede sonar extraño, pero algunos participantes de cata de vinos insisten en llevar sus propias copas. Creemos que es un poco grosero, sobre todo porque la mayoría de los eventos proporcionarán unas copas adecuadas. Aunque si eres uno de ellos, ¡al menos queda bien y lleva una copa de alta calidad como la Riedel Sommeliers Bordeaux Grand Cru!

Categorías: Cómo lo hago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar