Nueva Zelanda se ha convertido en una de las regiones vinícolas más destacadas del mundo. Su inconfundible Sauvignon Blanc ha llenado los bolsillos de las mejores bodegas, pero poco a poco hay otras variedades de uva que no le tienen nada que envidiar.

El vino de Nueva Zelanda es producido principalmente en diez regiones: Northland, Auckland, Waikato/Bay of Plenty, Gisborne, Hawke’s Bay, Wellington, Nelson, Marlborough, Canterbury/Waipara y Otago Central.
Al igual que en Australia, la tradición por hacer vino data de la época colonial, cuando los ingleses comenzaron a producir vino aunque con poca producción debido a temas culturales (se bebía más cerveza), económicos y legales.

Los vinos tintos de Nueva Zelanda

Se elaboran con cualquier mezcla de variedades (Cabernet Sauvignon, Merlot, y no tan a menudo Cabernet Franc, Petit Verdot y Malbec), o Pinot Noir. Recientemente, en Hawkes Bay ha habido vinos producidos con Syrah, o solo o mezclado, e incluso Tempranillo, Montepulciano y Sangiovese.
En general el vino tinto de Nueva Zelanda tiende a ser de maduración avanzada y prematura, afrutado y con un roble moderado.
La Pinot Noir es una variedad de uva cuya importancia en Nueva Zelanda es mayor que la que su peso en el cultivo indica. Como en otros vinos de Nueva Zelanda, el Pinot Noir de Nueva Zelanda es mayormente afrutado, evolucionado y de prematura maduración en la botella. Tiende a ser de gran cuerpo (para la variedad), muy accesible y la maduración en roble tiende a ser moderada. Los ejemplos de alta calidad de los Pinot Noir de Nueva Zelanda se distinguen por sabores sabrosos, terrosos de una gran complejidad.

Los vinos blancos de Nueva Zelanda

Las variedades de uva Chardonnay y Sauvignon Blanc predominan en las plantaciones y en la producción.
La Sauvignon Blanc de Nueva Zelanda ha sido descrita por unos como “viva con sabores a hierba cortada y frutas frescas”, y por otros como “pis del gato sobre un arbusto de grosella” (pero no necesariamente como una crítica).
Otras variedades blancas frecuentemente incluidas son Riesling, Gewürztraminer, y Pinot Gris, y menos frecuentemente Chenin Blanc, Pinot Blanc, Müller-Thurgau y Viognier.

Los vinos espumosos de Nueva Zelanda

También podemos encontrar excelente vinos espumosos elaborados por el “Methode Traditionalle“.

Nuestra recomendación

Os recomendamos que probéis cualquiera de los vinos de la bodega Staete Landt. Se trata de vinos elaborados de forma muy manual dando lugar a vinos de gran calidad y complejidad como: Staete Landt Pinot Noir, Staete Landt Sauvignon Blanc, Staete Landt Chardonnay o el Staete Land Pinot Gris.

¿Has probado ya algún vino de Nueva Zelanda? ¿Nos cuentas qué te ha parecido?

Categorías: Regiones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar