La pizza es un recurso muy habitual en las cenas de amigos, para ver un partido de fútbol o para el día que estás sólo en casa. En la mayoría de estás ocasiones elegimos una cerveza o una cocacola para acompañarla. Debido a su carácter de comida más bien informal y a la constante imagen que nos muestran las series de televisión, actualmente creemos que una pizza debe combinase con bebidas informales tipo refrescos o cerveza, pero hoy queremos rebelarnos contra este tópico.

Teniendo en cuenta que en Italia se elaboran pizzas desde hace cientos de años y que es una región vinícola, podemos entrever que antiguamente debían combinarse pizzas y vino.

Así que para cambiar los costumbres de los modernos, hoy queremos orientaros a la hora de elegir un buen vino para maridar con pizza.

En general, lo ideal es escoger vinos frutales y jóvenes ya que son los que mejor maridan, pero también es importante tener en cuenta el tipo de pizza escogida.

Así pues, si en la pizza abundan quesos blandos y sabores suaves podemos acompañar con un vino blanco fresco, frutal y con acidez. Si abundan las especias tipo Napolitana, el mejor maridaje sería con un Chianti. Finalmente, si la pizza aporta sabores más complejos -con embutidos o quesos azules- podemos escoger vinos con un toque de madera.

Probad y veréis como una pizza acompañada con vino sabe mucho mejor.

Categorías: Maridaje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar